Ciencia
Cocina

Cocina/ alimentando tu cuerpo, mente y alma.

El ser humano siempre ha necesitado alimento para su cuerpo. El correr de la vida citadina nos
obliga a alimentarnos con comida cada vez más aburrida, muerta y menos natural, llena de
aditivos, colorantes, saborizantes artificiales y conservadores, la cual nos lleva a la obesidad y a
tener cuerpos más enfermizos y débiles, afectando no sólo nuestros cuerpos, sino también
nuestra mente y emociones, ¡sí, así como lo digo! Comer comida chatarra nos lleva a tener una
mente más lenta y a volvernos dependientes de los saborizantes y aditivos de la comida
industrializada, lo que provoca depresión cuando no consumimos esas sustancias adictivas como
el glutamato mono sódico, que incluyen la mayoría de las golosinas y botanas que consumen los
niños.
En este taller aprendemos a cocinar nuestros alimentos descubriendo nuevos ingredientes,
llevando a los niños a explorar y descubrir que las verduras y frutas también pueden ser deliciosas
y divertidas; al trabajar con texturas, temperaturas y sabores diferentes, los niños pueden
redescubrir su paladar y establecer una conexión consigo mismos y sus verdaderos gustos. Partir
sólo de materia prima y terminar con un platillo hecho por ellos los llena de orgullo, mejora su
autoestima y los estimula a ser más creativos, no sólo con sus alimentos, sino también en su vida
diaria, lo que los lleva a entender que, sin importa a qué se quieran dedicar en su vida adulta,
todos necesitamos saber cocinar bien, porque todos comemos y no hay mejor persona en el
mundo para alimentarte que tú mismo. Cuando los niños preparan con amor alimentos para ellos
y su familia, la comida no sólo alimenta su cuerpo, sino que también cura preocupaciones,
tristezas y les ayuda a conectar con las necesidades reales de su cuerpo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.